Ad

ROSARIO MORENO CONCHA, PERIODISTA Y ESCRITORA

Perseverante y entusiasta considera que nadie en este mundo puede quedar indiferente frente al dolor y a las injusticias que rondan en nuestra sociedad. Por lo mismo en su libro Huellas Imborrables, busca mostrar una realidad que muchos preferimos no ver.

Niños, padres, jueces, gendarmes, directores y funcionarios de distintos centros del Servicio Nacional de Menores SENAME dan testimonio en este trabajo periodístico de la realidad que se vive en estos hogares a lo largo del país. Este libro realizado por Rosario, quien es Licenciada en Historia y Periodista de la Pontificia Universidad Católica, junto a cinco alumnos de la escuela de Periodismo de la Universidad del Desarrollo y publicado el año 2018 por Editorial Planeta, da cuenta de un mundo lleno de frustración, dolor y violencia.

La idea de escribir sobre este tema comenzó a rondarle después de la muerte de Lissette Villa en un hogar en Pudahuel, administrado por el Sename, producto de los maltratos sufridos en el lugar. “La muerte de esta niña reveló un secreto a voces en lo que respecta a la realidad dentro de los centros de menores, fue entonces que decidí abocarme a la tarea de investigar y denunciar a través de los testimonios de los verdaderos involucrados”, comenta Rosario.

En Huellas Imborrables los relatos se entrelazan con el fin de tener una visión completa de la situación. “Quería escribir en primera persona, donde cada testimonio usara su propia voz.” El resultado es un libro con un relato conmovedor que deja en evidencia las graves fallas de un sistema que pide a gritos una reestructuración. Un relato que necesariamente obliga al lector a abrir los ojos frente a una realidad país.

“Yo siempre he querido escribir, desde el periodismo aportar en temas que me parecen relevantes. Soy súper inquieta, curiosa, contestataria, preguntona, perseverante y me cuesta sacar el pie del acelerador. Durante años trabajé sin parar en distintos medios, prensa, comunicaciones corporativas, trabajé y fui socia de la agencia de comunicaciones Azerta durante varios años, sin embargo, un día decidí bajar las revoluciones y utilizar el periodismo de una manera que aporte, que dé a conocer lo que nadie quiere ver, ser una voz de alerta y denunciar situaciones que no debiesen ocurrir. Volver a mis orígenes, al reporteo, al rol social del periodista”.

Arrendó un taller para escribir y se largó con una novela histórica que dejó a la mitad porque simplemente le aburrió.

Fue con Cuentos Bipolares (2017) en donde Rosario da rienda suelta a su imaginación con relatos algunas veces divertidos y otros más bien tristes. Y está feliz porque en la UNIACC hicieron una obra de teatro con uno de los cuentos.  Actualmente está haciendo clases de periodismo en la Universidad del Desarrollo, es columnista en El Líbero y directora de una empresa de comunicaciones estratégicas, VoX Kom.

¿Qué pasó contigo mientras escribías sobre un tema tan doloroso?

Me pasó la cuenta escribir este libro tanto física como emocionalmente por la intensidad y pasión que le puse al tema. Con mis alumnos nos metimos en las cloacas de Chile y nunca pensamos que nos íbamos a encontrar con lo que nos encontramos. Teníamos reuniones una vez a la semana y resultaba agotador porque estuvimos once meses buscando testimonios que resultaban ser desgarradores. De los doce alumnos que seleccioné para que trabajáramos en este libro finalmente sólo cinco lograron terminar y ser coautores.

 

¿Por qué crees que este libro remeció tanto a las autoridades de gobierno?

Este libro produjo algo muy fuerte en la sociedad y el presidente Sebastián Piñera el primer día que asumió su segundo gobierno lo dijo: Los niños primero. Huellas Imborrables tuvo la suerte de nacer en el minuto preciso. Fue espectacular que llegara a manos de las autoridades y que comprendieran que las cifras no revelan tan descarnadamente como se vive en estos centros, en donde no sólo los niños lo pasan mal, sino que también existen funcionarios que no hacen bien su trabajo.

 

El libro salió a fines de febrero 2018 y en marzo se agotó la primera edición de dos mil ejemplares ¿Qué factores influyeron en su éxito?

Este tema nunca se había hablado a calzón quitado.  Hubo antes publicaciones pero que fueron censurados, por ejemplo, el trabajo de la jueza de familia Mónica Jeldres que hizo un informe muy fuerte pero ahí la Corte Suprema se impuso porque dejaba mal a la justicia, a las autoridades, al Estado. Estamos frente a un gran problema y lo más terrible es que los niños no marchan, no hablan, no pueden defenderse entonces sacar a la luz este tipo de informes es heavy. La comisión investigadora de la Cámara de Diputados también vio este tema y se dieron cuenta que era tan fuerte lo que tenían entre manos, de toda la gente que fue a hablar con ellos, que al final no aprobaron el informe, todo quedó en nada.

La mitad de los delincuentes en Chile son jóvenes que han pasado por el Sename, si yo trabajo bien este servicio estoy haciendo una inversión país. Eso es lo que tenemos que entender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares