Ad

TEMPORADA DE VENDIMIA EN MIGUEL TORRES CHILE

Para Miguel Torres Chile con el mes de marzo comienzan también los primeros balances de la vendimia 2019 en nuestro país. Y aunque la temporada recién se inicia, para Eduardo Jordán, gerente enológico de la viña, la evaluación general es positiva.

Para Eduardo Jordán, gerente enológico de Miguel Torres Chile, en materia de producción aunque difícil aventurar aún cifras con relación al año 2018, en general tiene una mirada positiva, indica que si bien existe una buena cantidad de racimos que aparentemente presentan menos granos y menor peso, “si me la tuviera que jugar, diría que es un año de producciones levemente a la baja donde las variedades más susceptibles a la corredura y de brotación más precoz serán las más afectadas. También la menor cantidad de lluvias afectará sobre todo las producciones en los viñedos de secano. Sin embargo, el resultado será igualmente de calidad donde auguro excelentes vinos”.

Para Jordán ha sido una época tranquila, comenzando con brotaciones más tardías y pequeños eventos de heladas en el mes de octubre que afectaron algunos viñedos del Maule e Itata. Luego, avanzada la primavera la temperatura fue aumentando y el desarrollo de las vides fue compensando el atraso inicial, acercándose a fechas normales. En esta etapa sólo la mayor presión de hongos a fines de primavera mantuvo las alarmas encendidas, pero en general los controles fueron efectivos. La etapa de madurez en el verano partió de forma normal, lo cual, cambió en las primeras semanas de febrero, donde se presentaron inusuales altas temperaturas dando origen a pequeños incendios en Bío Bío, Itata y Bucalemu, los cuales, fueron rápidamente controlados.

Producción por zonas

En términos de producción por zona Jordán señala que “es difícil proyectar aún el resultado de la temporada. Pero en variedades más susceptibles a la corredura (mala fecundación) como el Malbec, Carmenere y en plantas de selección masal que se ven más afectadas en primaveras más frías, tenderán a la baja. De la misma manera creo que las bajas de rendimiento se verán en las zonas donde hubo menos disponibilidad de agua como Casablanca y el secano costero, además de algunas zonas puntuales afectadas levemente por pequeñas heladas del Maule e Itata, a diferencia de Bío Bío, Malleco y Los Ríos, donde hubo varias heladas que afectarán sin lugar a duda las producciones”, apunta Jordán.

 

La zona centro-norte: Elqui, Limarí y Choapa destacó por ser un año seco y más bajo que los promedios históricos, con lluvias que llegaron después de lo que se espera de un año normal. Sin embargo, gracias a la acumulación de hielos de la cordillera y el buen nivel en los embalses no hubo dificultades para contar con agua para el riego de la temporada. Si bien en estas zonas en general la brotación se produjo más tardía que un año normal hasta en 14 días, el crecimiento se ha ido compensando y se encuentra en niveles óptimos. Por otra parte, sanitariamente el año presentó leves focos de oidio, pero en general controlados.

En términos de producción la floración se produjo en forma normal y se ve buena cantidad de racimos, pero algo de corrimiento en variedades más sensibles como Malbec y precoces como Chardonnay y Pinot Noir. Hasta la fecha las variedades blancas cosechadas se acercan a producciones normales, pero variedades tintas como Syrah del valle de Choapa resultaron con una gran baja en rendimiento.

En la zona centro-sur: Las precipitaciones fueron más bajas comparadas con un año normal, donde en Curicó el déficit alcanza al 57 por ciento.  Las escasas lluvias también llegaron con retraso, pero en ningún caso suficiente para compensar el déficit. Acá las brotaciones al igual que la zona norte se produjeron unos 10 días más tarde en relación al año anterior, pero con un crecimiento que no se ha visto tan afectado. En esta zona los ataques de oidio encendieron un poco las alarmas sobre todo en variedades más sensibles como el Carignan, pero fueron controlados a tiempo. Las primeras variedades cosechadas muestran un buen estado sanitario y con acideces levemente inferiores al año 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares