Ad

FELIPE RIUS MARTINI, PRESIDENTE ASICENT, TALCA. LA RECONVERSIÓN, NUEVO ESCENARIO GLOBAL PARA LA INDUSTRIA

Un agudo análisis y visión de futuro a la industria, a la producción agrícola y frutícola de la región del Maule, es la que el presidente de la Asociación de Industriales del Centro, nos entrega en esta interesante entrevista.

 

Talquino, casado, tres hijos, asumió hace un año el desafío de liderar como presidente del directorio de la Asociación de Industriales del Centro (Asicent) para resguardar a la industria maulina. Lo hace a través de distintas gestiones y programas de acción que promuevan el desarrollo económico de la zona y en beneficio del sector industrial de la séptima región.

De profesión Ingeniero Comercial, 41; desde hacía tres años ya formaba parte del directorio de Asicent. Su experiencia como Gerente General de Agrocepia, junto con su motivación desinteresada por el desarrollo empresarial e industrial de la región,  fueron mérito para que los socios resolvieran que Rius asumiera este cargo.

Escaso de tiempo, Felipe Rius nos recibe en su oficina de Asicent, para contarnos un poco más de las preocupaciones que como presidente de esta asociación gremial, tiene sobre el devenir de la industria en el Maule y su situación en la actualidad.

Asicent es una institución que tiene como misión promover el desarrollo regional industrial y con sus casi 80 años de existencia, ha sido testigo de muchos cambios e hitos en la historia de la industria en el Maule. Por eso ahora, como presidente Rius se siente con una gran responsabilidad y analiza el escenario que se viene y las fortalezas de la región y de nuestro país en general.

 

¿Cómo genera desarrollo la región del Maule?

Es una región pobre en relación a las demás regiones, no está dentro de las últimas, pero tampoco es una de las más favorecidas. Y la pobreza tiene que ver mucho con la ruralidad. La ciudad de Talca tiene un gran porcentaje de población rural, y esa es la razón que explica que los ingresos medios de la región sean uno de los más bajos del país. Ahora bien, los ingresos medios de las regiones tienen que ver mucho con la industria en la cual se desempeña y la región del Maule no deja de ser silvoagropecuaria;  y este sector industrial no es tan favorecido en cuanto a desarrollo económico.

A pesar que la actividad silvoagropecuaria es muy amplia y diversa, hay realidades que no son muy favorecidas, por ejemplo el área forestal, que desde hace años viene sufriendo el problema de los incendios forestales, donde ha disminuido mucho la masa forestal. Paralelo a esto está el tema del decreto supremo 701, que permite que sólo las pequeñas y medianas empresas puedan postular a este subsidio. Todo eso ha ido dificultando el desarrollo de la industria forestal.

 

¿Y cuál es la situación de otros sectores industriales en el Maule?

Nosotros no tenemos asociados del área de engorda o crianza de animales, tenemos procesadores como Coexca y PF. El negocio ganadero tiene que ver mucho con la demanda interna o con el alimento, y en general, nosotros no somos un gran productor de grano. Además tenemos la competencia de otros países que lo hacen muy bien como Brasil y Argentina.

 

¿Cuál es tu proyección a futuro de la industria en general?

Yo creo que viene un nuevo ordenamiento mundial donde China, probablemente en dos años más, será el gran productor de manufactura del mundo, hoy tienen un ingreso per capita de 9 mil dólares. Habrá un gran manufacturador de tecnología y grandes consumidores. Tenemos que estar atentos a cómo se reordena el mundo, sobre todo para importantes productores de tecnología como es Estados Unidos y Europa, principalmente.

 

¿Y este nuevo escenario como nos afectaría?

Este nuevo escenario podría ser ventajoso para Chile, reenfocándose a minería, fruticultura en la zona central y aquí en la región tenemos muchos factores que nos favorecen. Turismo e industria salmonera en el sur, y turismo en la Patagonia. Y a pesar que esto puede ser una visión bastante futurista,  eso es lo que nosotros creemos.

Además Chile tiene un clima que nos favorece. Hay ciertos productos que por su estacionalidad su oferta no tiene competencia, por ejemplo aquí en el Maule el caso de  las cerezas. No hay otro país en el mundo que tenga la posibilidad de llegar a destino en esa fecha. Y tenemos buen clima, tenemos agua y tenemos una tremenda barrera fitosanitaria como es la cordillera de los Andes. Nuestra producción es contra estación, por lo tanto, todo lo anterior nos va dando ciertas ventajas competitivas. Y en general podemos ver que la fruticultura es un sector que ha ido creciendo.

 

Con este nuevo  reordenamiento global de la industria ¿Qué sectores industriales serían los más favorecidos?

Yo creo que al aumentar el ingreso per capita, lo que más se beneficia es la industria de alimentos. Si una familia come una vez al día, al subir el ingreso este consumo puede aumentar a tres veces al día. Hay estudios que demuestran que este aumento de consumo es más propenso en la industria alimentaria. Chile tiene ventajas comparativas, somos un país pequeño y su economía se basa en la exportación. Y nuestra región del Maule tiene un gran desarrollo del sector fruticultor, es una ventaja geográfica.

 

¿Cómo evalúas el sector industrial de estos  últimos años en la región del Maule?

Yo creo que existe una reestructuración de la industria a nivel nacional y regional. En el último tiempo han cerrado importantes empresas e industrias de la región del Maule. Ejemplo calzados Jarman, Iansa, Calaf y Suazo; y sin duda que afecta el empleo. Además ese número de empleos que quedan disponibles lo tienen que absorber otros, y la fruticultura tiene mucha estacionalidad, entonces el empleo se va precarizando.

El caso de  Iansa que es productora de azúcar y se abastece de remolacha cuya materia prima es sembrada principalmente en la VII región, de ahí que las plantas de procesamiento están cerca del lugar de abastecimiento, y no necesariamente en el lugar de mercado. Bueno ahí perdemos competitividad. Hay que considerar que tenemos una nueva ley de etiquetado que bajó el consumo de azúcar en el país. Esto hace que tal vez ya no se necesiten tres plantas, hubo que racionalizar y hoy tiene solamente una. Por eso toda esa industria y los productores de remolacha tienen que reconvertirse. Pero el problema que para reconvertirse se requiere capital.

El caso de Suazo, fue lamentable porque son industrias que tienen un nivel de tecnología alto, que tienen un gran nivel de inversión o barreras de entrada altas, por lo tanto nos tendremos que acostumbrar a sólo tener dos o tres marcas de pastas, y las importadas. Si uno piensa que para que se creen de nuevo este tipo industrias, de esta categoría, es muy difícil. Por eso es muy lamentable. Además su nivel de estacionalidad es mucho menor que otras, por lo tanto tienes contratos de trabajo muy formales y al no tener estacionalidad ofrece una seguridad de empleabilidad  permanente.

 

Fortalezas de la región del Maule

 

La región del Maule tiene una tasa de desempleo por debajo de la media nacional, así lo indican la mayoría de las mediciones. No obstante tiene bastante dispersión, por ejemplo Linares que es una ciudad que tiene niveles de desempleo altísimos y sobre el nivel nacional. Entonces tenemos ciudades que están bien y otras más desfavorecidas. Pero en general creo que esta reconversión, sin duda que será positivo por este nuevo ordenamiento mundial que viene y que de seguro traerá mayor producción y emprendimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares