Ad

TEATRO PROVINCIAL DE CURICÓ. CASCANUECES, UN CLÁSICO DEL BALLET MUNDIAL

 

Cascanueces el ballet de Tchaikovski se presenta en Teatro Provincial de Curicó. La obra, principalmente un divertimento, es una fantasía con gran selección de danzas que emociona al público de todo el mundo.

 

La obra de Tchaikovski, que en escena muestra una pequeña fantasía con gran selección de danzas, cada una más imaginativa e inesperada que la anterior, se presenta en el Teatro Provincial de Curicó con un inolvidable colorido de su música, escenografía y vestuario. La presentación del ballet Cascanueces que se ha transformado en un clásico del ballet mundial, es sin duda una actividad imperdible para las familias de toda la provincia.

 

Soledad Espinoza, directora del Teatro Provincial de Curicó, señala. “Es un verdadero honor contar con esta obra de ballet en nuestro teatro. Primero, porque es un clásico mundial y segundo, por la gran trayectoria y calidad de Santiago City Ballet”.

 

Por su parte Adolfo González, director ejecutivo de la Corporación Cultural de la Municipalidad de Curicó, indica. “Una obra como Cascanueces es un excelente panorama de vacaciones de invierno, tanto desde el punto de vista de la entretención como de la cultura ya que es una de las obras más importantes de la historia del ballet en el mundo”.

 

Cascanueces un cuento maravilloso

 

Este verdadero cuento de hadas en versión ballet, cuenta la leyenda de un rico agricultor alemán que había organizado un concurso prometiendo una recompensa para que le ofrecieran el mejor objeto para abrir sus nueces. Entre todo lo que se le presentó, le llegó un particular títere. En ese momento el autor recibió una gran suma de dinero con la que abrió una tienda en la que continuó fabricando estos originales Cascanueces, figurillas de madera que representaban a soldados, gendarmes o incluso personas notables del país, cuya moda se difundió muy rápidamente.

 

En la conocida obra de ballet la premisa es: ¿Por qué no soñar que un día una de estas creaciones pueda cobrar vida? En la versión de Petipa del Cascanueces; Clara, una niña pequeña, simplemente busca escapar por el sueño del pequeño universo burgués que la rodea, sin otra ambición que crear un cuento de hadas. Ese es el punto de partida de esta bella y mágica historia llevada al ballet con la música del compositor ruso Pyotr Ilyich Tchaikovsky.

 

Clarita es una niña soñadora, pura e ingenua que cree que muñecos, peluches y otros juguetes tienen vida propia y sentimientos. Una noche de Navidad el misterioso Tío Drosselmeyer le regala a Clarita un Cascanueces, con el que ella baila hasta caer dormida.

 

Al despertar se da cuenta que el Tío Drosselmeyer le ha dado vida a su pequeño Cascanueces. El Rey de los Ratones, dueño del hechizo quien convirtió a un príncipe en Cascanueces, se da cuenta que Clarita es la única que puede romper el hechizo, pues ella es la elegida para romperlo.

 

La obra recorre el mundo de las nieves y los confites con diversos personajes de todos los rincones del mundo: españoles, rusos, árabes, mirlitones y bomboneras. Se da así magia a esta versión del maravilloso cuento de Navidad.

 

Santiago City Ballet dio inicio a este proyecto en 2016 tras un complejo trabajo pero que finalmente permitió concretarlo. Hoy son una compañía y escuela de Ballet Clásico y Contemporáneo de jóvenes talentos chilenos, que cuenta con maestros de alta calidad profesional y reconocida trayectoria a nivel nacional e internacional.  Anteriores experiencias de puestas en escena de Santiago City Ballet son, Bella Durmiente; Trauco, obra inédita y de autoría de Santiago City Ballet que se basa en una leyenda chilena del sur de nuestro país. También han presentado los clásicos del ballet Lago de los Cisnes y La Bayadere.

 

Referente de la danza mundial contemporánea

 

La versión que se presenta en Curicó, el 13 de julio en el Teatro Provincial, es de la Compañía y Escuela Santiago City Ballet a cargo de Lidia Olmos Pinto, directora artística y Oscar Bravo Morales, en la dirección general.

 

Lidia Olmos Pinto, chilena, directora artística de Cascanueces, formada en la Escuela de Ballet del Teatro Municipal, es hoy primera bailarina del Municipal de Santiago, Opera Nacional de Chile. En su trayectoria cuenta con el primer lugar obtenido a los 14 años en representación de la Escuela, en el Concurso Internacional Latinoamericano de Lima, Perú.

 

Ha trabajado con grandes personalidades de la danza mundial contemporánea como Natalia Makarova, Ivan Nagy, Ronald Hynd, Glen Tetley, Ben Stevenson, Peter Wright, Uwe Scholtz, Melissa Haydn, Luk de Layress y Choo San Go, entre algunos.

 

Ha interpretado una gran variedad de roles solistas y protagónicos, entre ellos los principales, Don Quijote, Cascanueces, La Bella Durmiente, La Cenicienta, El Pájaro de Fuego, Romeo y Julieta, La Bayadera, La Sylphide y Tema y Variaciones.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares