La obra de Christo, el artista que envolvió el mundo

 

 

 

 

El maestro del empaquetado. Saltó a la fama por sus monumentales obras en las que envolvía con grandes telas estructuras como el Pont-Neuf en París o el Reichstag en Berlín. Falleció recién dejando una larga trayectoria acercando el arte contemporáneo a un público masivo.

 

El artista plástico Christo. El creador imaginativo. El artista búlgaro, conocido por sus espectaculares intervenciones en edificios y monumentos. El creador a quien le gustaba definir sus obras como “perturbaciones del espacio público”, las que llevaban al visitante a tomar conciencia de un entorno que, de tan común, se había acabado volviendo invisible, falleció en Nueva York el recién pasado 31 de mayo a los 84 años. Su equipo de redes sociales confirmó su fallecimiento por causas naturales, poniendo fin a una extraordinaria labor artística.

 

De intervenciones efímeras, pero muy visibles

Nacido como Christo Vladimirov Javacheff en 1935 en Gabrovo, Bulgaria, el artista creció en el seno de una familia acomodada: su padre dirigía una fábrica química y su madre, administradora de la Academia de Bellas Artes de Sofía, donde él mismo se formó bajo control comunista. En 1956, tras la intervención soviética en Hungría, decidió abandonar su país para poder convertirse en artista. En 19958 se instaló en París donde conoció a su futura esposa, Jeanne Claude Denat de Guillebon, quien falleció en 2009. La pareja se mudó a Nueva York en 1964, cuando sus primeras obras, enmarcadas en el llamado Nouveau Réalisme, variante francesa del pop art, despertaron interés en Estados Unidos.

Su método de trabajo fue poco habitual. Sus intervenciones fueron efímeras, visibles para el mundo entero durante un par de semanas antes de ser desmontadas, trabajos que autofinanciaba a través de la venta de dibujos y estudios preparativos. Christo siempre rechazó las subvenciones públicas y el mecenazgo privado, una manera de protegerse contra las injerencias externas. Sus intervenciones, de extrema complejidad logística, tardaban décadas en materializarse, así y todo logró ejecutar 22 proyectos.

 

En el momento de su muerte, Christo tenía otro proyecto en marcha: envolver el Arco de Triunfo de París. Prevista para después del verano europeo, la intervención quedó aplazada hasta septiembre de 2021 cuando estalló la crisis sanitaria. En paralelo, el Centro Pompidou ultima una exposición dedicada a la obra de Christo, centrada en sus proyectos en París, con la que el museo parisiense volverá a abrir sus puertas en julio. No obstante efímeras, su obra perdurará en la memoria colectiva a través del tiempo. “Christo y Jeanne-Claude siempre dejaron claro que sus obras continuarán después de su muerte”, recordaba el comunicado de sus colaboradores al anunciar su muerte.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares